31.1.13

Amor

Recomendar una película tan dura como Amor puede parece un acto sádico, y en parte lo es, pero no se puede negar que hay belleza y atractivo en la perversa cinta de Haneke.

Contemplar el declive vital de una anciana mientras su cariñoso marido se desvive en cuidados, que sabe, no conseguirán hacerla mejorar, va minando al espectador. Los últimos minutos acaban agotando y uno no hace otra cosa que desear que Haneke acelere el sufrimiento. El final, a pesar de vislumbrarse es sobrecogedor.   


 

Puntuación 9/10

Y ahora, un minuto de silencio por la muerte de un cine granadino.



No hay comentarios:

Se ha producido un error en este gadget.

Posts relacionados:

Related Posts with Thumbnails